En la entrada de hoy tratamos un tipo en concreto de caso de éxito en formato vídeo: el conversacional. Allí, podemos presentar dos o más protagonistas conversando y sacando a relucir tanto preguntas que se pueden hacer los potenciales consumidores como las aclaraciones respectivas.

Este formato que transmite sobre todo naturalidad y cercanía requiere de una serie de preparativos para alcanzar su mayor eficacia. Así resulta necesario orientar la narrativa marcando pautas o elementos de referencia para generar las preguntas y respuestas. Respecto a los roles que pueden encarnar los protagonistas, existe flexibilidad.

Tanto podemos definir a uno de los protagonistas como la persona curiosa y con voluntad de aclarar dudas acerca de los productos y servicios sobre los cuales la otra de enfrente es especialista. O bien podemos generar una situación en la que ambas figuran, de forma alternada, el papel de consultante y respondedor. En este último caso, la espontaneidad deriva más creíble ya que, al igual que en un contexto cotidiano, nos vamos aportando respuestas o cuestionando entre nosotros “por turno”. También notamos que esta práctica se puede llevar a cabo con más de dos personas. En este sentido, depende de las características propias del producto o servicio en cuestión.

A modo de ejemplo, os presentamos un caso de éxito que hemos realizado en CaseStudy.es para el grupo VINCLE. Este vídeo testimonial se caracteriza por su look publicitario, depurado y, sobre todo, por el mensaje que se conforma a través de la charla entre uno de sus clientes, David Pérez, Director de Sistemas de la Compañía Cervecera de Canarias, y Juan Manuel Recio, Consejero Delegado de VINCLE:

Finalmente, para cuestiones más formales de cómo preparar las preguntas que se formulan en el vídeo, podéis aplicar los consejos tratados en este anterior artículo que trata concretamente el tema.